Noticias

La falsedad tras la epidemióloga del Estado que está a cargo de la respuesta al coronavirus

Carmen Deseda ha sido criticada por expertos en salud pública por su gestión.

Por:  Angélica Serrano Román  y  Carla Minet 

La epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, quien tiene la responsabilidad de asesorar e informar al país sobre cómo combatir la pandemia del coronavirus en Puerto Rico, no tiene formación académica formal como epidemióloga, sino que hizo un curso que la acredita como oficial en epidemiología, encontró el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

Según su resumé, Deseda posee un bachillerato en Biología de la Universidad de Puerto Rico y un doctorado en Medicina de la Universidad Central del Caribe de Puerto Rico. En el 1980, tomó un adiestramiento en Epidemiología de campo, en la Unidad del Servicio de Inteligencia de Epidemiología, en la sede de Atlanta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). No tiene maestría ni doctorado en epidemiología.

Su adiestramiento en Epidemiología de campo ofrecido por CDC, que no es una institución académica, se ofrece para entrenar a médicos que van a ejercer como “Epidemiólogos del Estado”.

Deseda fue nombrada epidemióloga del Estado en el 1994 por el exgobernador Pedro Rosselló González.

Durante la incumbencia del exgobernador Luis Fortuño Burset, la doctora Deseda trabajó en el Departamento de Salud (DS) y tuvo a su cargo la vigilancia epidemiológica de influenza AH1N1 a principios de agosto de 2009, cuando el doctor Iván González Cancel, nominado a la secretaría de Salud, destituyó al doctor Johnny Rullán, epidemiólogo que había trabajado en el CDC, de la dirección de la División de Epidemiología del DS. Posteriormente, Rullán fue secretario de Salud en dos ocasiones, primero bajo la administración de la gobernadora Sila Calderón entre el 2001 y el 2004, y luego en el 2008 bajo la administración de Aníbal Acevedo Vilá.

La doctora Deseda volvió a ser la epidemióloga del Estado el 23 de enero de 2017, luego de ser nombrada por el exgobernante Ricardo Rosselló Nevares. Rosselló Nevares, quien viene del ámbito científico, no dio detalles sobre su expertise en epidemiología, sino que dijo que ella “trabajó como epidemióloga del Estado del 1994 al 2001”, en el comunicado sobre su nombramiento.

Deseda ha sido la funcionaria que ha estado en las conferencias de prensa atendiendo las preguntas sobre la pandemia del coronavirus tras la renuncia del secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, luego de confirmarse los primeros tres casos de coronavirus en Puerto Rico.

El martes, el CPI preguntó durante una conferencia de prensa del Gobierno quién era la persona a cargo del “task force” del coronavirus, asesorando en el área médica. Ninguno de los funcionarios supo responder en detalle la pregunta, y se refirieron a que lo que había era “un equipo” y que las credenciales de sus miembros estaban disponibles. El CPI solicitó al secretario de Asuntos Públicos el curriculum vitae de la doctora Deseda, pero a esta fecha, no había sido entregado.

Este jueves, la gobernadora Vázquez anunció la integración de médicos y académicos, a un grupo de especialistas en epidemiología, infectología, trauma, cirugía, ginecología, y psiquiatría de la Universidad de Puerto Rico, para reforzar el “task force” creado para atender la situación del coronavirus en la isla. Se integran al grupo: el doctor Pablo Rodríguez, director de la Sala de Trauma del Centro Médico; la doctora Dharma Vázquez, decana de la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM; el doctor Guillermo Vázquez, director del Departamento de Microbiología Infectólogo del RCM; el doctor Jorge Santana Bagur, infectólogo director de la Unidad de Investigaciones Clínicas sobre SIDA del RCM; la doctora Karen Martínez, directora de Psiquiatría del RCM; la doctora Cynthia Pérez, de la Escuela Graduada de Salud Pública; el doctor José Camuñas, director del Departamento de Medicina de Familia, Coordinador y Director del Programa de Telemedicina del RCM; el licenciado Jorge Matta, director ejecutivo de ASEM; el ingeniero Wilfredo Martínez, de ASEM; y Betsy Rosado, directora de Seguridad Institucional de ASEM.

Aunque no se le permitió hablar a Deseda durante la conferencia de prensa, la Gobernadora le dio su respaldo al preguntársele si continuará en su cargo tras reclamos de políticos y de expertos en salud pública, incluyendo al exsecretario de Salud novoprogresista Enrique Vázquez Quintana, para que salga del puesto.

“La doctora Deseda ha estado realizando su trabajo como epidemióloga del Estado. Aquí tenemos una serie de especialistas que vamos a trabajar todos en conjunto. Tenemos la academia, el recinto de Ciencias Médicas ayudando, aportando a las decisiones que se están tomando y las estrategias. Puerto Rico tiene lo mejor de lo mejor tomando decisiones en el aspecto médico. En ese sentido, el pueblo puertorriqueño debe estar tranquilo”, dijo Vázquez este jueves en la conferencia de prensa.

Uno de los mayores desaciertos de Deseda ha sido insistir en que se sigan al pie de la letra las recomendaciones de los CDC, lo que ha implicado que solo se le están haciendo pruebas a quienes presenten los tres síntomas: fiebre, tos seca y dificultad al respirar, y quien haya estado expuesto por haber viajado.

Deseda es la persona que ha tenido en sus manos hasta la fecha la decisión de a quién se le autorizan las pruebas entre las cientos de llamadas que han llegado al Departamento de Salud. La gobernadora Vázquez dijo el jueves que no se requerirá autorización de Salud para las personas que vengan con la recomendación de un médico. Para los que lleguen sin recomendación de un médico aplicará el criterio de Deseda, que es el del CDC.

Cruz María Nazario, catedrática del Departamento de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, dijo al CPI que la Isla no tiene muchos casos confirmados de coronavirus porque el Gobierno no está haciendo las pruebas de forma prudente.

“Están siguiendo, al pie de la letra, las instrucciones del CDC. Yo creo que ya estamos en el momento en que debemos salirnos de las amarras del CDC y atrevernos a hacer las pruebas que se tienen que estar haciendo ahora mismo”, puntualizó la epidemióloga Nazario. El Gobierno ha dicho que tiene capacidad para hacer de 50 a 100 pruebas diarias actualmente.

La información que ha brindado Deseda durante las pasadas semanas es incorrecta, contradictoria e imprecisa. El CPI verificó las afirmaciones que ha hecho desde el miércoles, 26 de febrero, hasta la última conferencia a la que asistió.

Esto fue lo que encontramos:

 26 de febrero:


LO QUE DIJO: 
“Si te fijas a ver, muchos de estos países vienen teniendo contacto, o sea, son cercanos al área de China. Fíjate, ¿cuáles son los países? Por ejemplo, Italia. O sea, son países cerca a esas áreas que ha habido movimientos”, dijo Deseda en Radio Isla.

FALSO: El primer dato incorrecto aquí es que China no está cerca de Italia. El segundo problema con esta afirmación — que se dio en el contexto en que varios funcionarios, incluyendo al exsecretario de Salud Rodríguez Mercado, minimizaron las posibilidades de que el virus llegara a Puerto Rico — es que esa es la naturaleza de una pandemia. Se transmite por personas que lo propagan, de persona a persona, de país en país. Cualquier persona enferma con síntomas de COVID-19 puede propagarlo.

Nazario enfatizó en que el Gobierno debió prepararse desde enero para atender la pandemia. “El Gobierno decía que los aeropuertos estaban vigilados por agencias federales y miren, llegó [el coronavirus] fácilmente”, añadió la experta consultada por el CPI.

 11 de marzo:

LO QUE DIJO: “Cuando vaya a hacer un saludo, si tiene estos síntomas respiratorios, [hay que] evitar darle la mano a una persona y ser muy afectuosos. Hay que evitar a las personas y las secreciones. Estas gotas vienen siendo la forma de transmisión del COVID-19, cuando estornudan o cuando tosan”.

CONTRADICTORIO: Dos días más tarde, Deseda quiso saludar con un abrazo y un beso al periodista Felipe Gómez, quien le pedía que se alejara, mientras ella insistía en acercarse.

Las gotas respiratorias producidas cuando una persona estornuda o tose no son las únicas formas de contagio, de acuerdo con el CDC. Las personas sintomáticas son las más contagiosas, pero la transmisión puede ocurrir aunque las personas no presenten síntomas. El contagio también puede ser al tocar superficies u objetos que tienen el virus.

12 de marzo:

 LO QUE DIJO: “El otro punto es que esta persona, el caso índice [el médico panameño que estuvo en el Día Nacional de la Zalsa] ya se contactó. Se entrevistó varias veces y él alega que el contacto que tuvo fue por un espacio de cuatro horas. El contacto, de acuerdo a las horas, también establece unos riesgos que se catalogan de leve a moderado. Esto lo discutimos con el CDC y se estableció que las personas que estaban en estas filas próximos al caso índice, pues sí ameritaba que tuvieran una observación que fuera de manera voluntaria por un espacio de 14 días y en el caso de síntomas, comunicarse con el Departamento de Salud para hacer el manejo correspondiente, en el caso de que haya que hacerse las pruebas”. Agregó en esa conferencia que: “Cuando esta persona estuvo en el Festival de la Zalsa, él certificó que estuvo cuatro horas. Cuando él estuvo en el otro lugar, no se identifica la duración de tanto tiempo, por eso se disminuye el riesgo. El contacto es con la persona con la que la persona está directamente, la persona con la que baila y demás, pero el tiempo que estuvo en ese lugar, como él no se sentía muy bien, no alcanzó las horas como en el otro lugar. Aquellas personas se identifican como que si estuvieron en contacto y tienen síntomas, se comunican con el teléfono que tenemos disponible”.

FALSO: Esta afirmación está llena de incoherencias. La epidemióloga Nazario indicó que, en medio de una pandemia, el Gobierno no puede seguir al pie de la letra las guías del CDC. De igual modo, aseguró que “ante las epidemias, usted tiene que ampliar las restricciones, tiene que permitir que más personas sean evaluadas, independientemente de los síntomas”.

“Una persona que haya tosido, o se tapó con las manos, y puso una mano en la perilla de la puerta del baño; el próximo que entró, agarró la perilla, se tocó la cara, la nariz o la boca, no necesitó cuatro horas. Puede durar (el virus) horas y horas en esa superficie. Es contacto, punto. Es exposición, punto”, insistió. El contacto no tiene que ser prolongado para contraer el virus.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es: Pruebas, pruebas, pruebas. Nazario afirmó que esa es la clave de los países que han sido exitosos en combatir esta pandemia. “La clave es hacer pruebas e identificar a los positivos. Aquellos que den positivos, aunque no tengan síntomas, hay que hospitalizarlos”. Asimismo, hizo énfasis en que si el Gobierno no hace las pruebas en las comunidades, difícilmente sabrá cómo se está propagando.

13 de marzo:

LO QUE DIJO: “Se pensó que esta persona [el paciente del doctor Fernando Cabanillas] no tuvo historial de viaje. Sin embargo, más adelante, por investigaciones realizadas hace 24 horas, se confirmó que había una persona cercana a este paciente, por un contacto que tuvo días antes de presentar los síntomas. Esta persona había estado cuatro días en Chicago, en áreas que desde enero está reportando un aumento de casos. Ya no pasó a ser como una persona que estaba en el hospital y que se autorizó la prueba por eso, sino que esta persona ya tenía un contacto que viajó a Chicago y estuvo cuatro días, desarrolló síntomas, y expone a esta persona sintomática”.

CONTRADICTORIO: El Gobierno no es consistente al decir a quiénes le realizará la prueba o cuáles son los criterios. Cualquier persona puede haber tenido el virus y no mostrar síntomas, han explicado los expertos. Por eso, el criterio del viaje como único elemento para hacer la prueba es obsoleto. El 18 de marzo, la epidemióloga del Estado afirmó que el caso del paciente del doctor Cabanillas “no se considera autóctono” porque estuvo en contacto con una persona de Chicago, donde hay casos confirmados de coronavirus.

18 de marzo:

LO QUE DIJO: “Las recomendaciones que nosotros teníamos estaban basadas en el CDC, así que cuando CDC estableció que las recomendaciones inicialmente era que los que tuvieran viajes. Luego pasaron a los que habían ido a China, Italia, Irán, Corea del Sur, luego incluyeron a Japón… Ahora tenemos casi 30 países incluidos en la lista de alto riesgo”, al tiempo que enfatizó que ahora el Gobierno extendió los criterios para hacer las pruebas.

ENGAÑOSO: Si bien es cierto que el CDC tiene guías para enfrentar pandemias, no es cierto que el Gobierno tiene que limitarse únicamente a ellas. Nazario afirmó que en Puerto Rico no hay datos porque no se están buscando. “Si no se buscan casos, es una irresponsabilidad del Gobierno decir que no hay transmisión en la comunidad si no se ha hecho cernimiento”.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar