DestacadasEstilos de VidaNoticias

Masajes faciales: Libera las tensiones de tu rostro

Los masajes faciales son una excelente herramienta en las rutinas del cuidado de la piel del rostro. Descubre todos los beneficios de esta técnica para revitalizar tu apariencia.

Qué son los masajes faciales

El masaje facial es una técnica en la que se masajea el rostro aplicando un producto y puede ser realizado con diferentes técnicas, con el fin de relajar o activar la circulación en el mismo.

Se aplican distintos niveles de presión en el rostro pero, están adaptados a la sensibilidad de la cara. Como mencionamos previamente, se ejerce cierta presión para activar la circulación y transportar el oxígeno. Así como para relajar las tensiones musculares que generan arrugas o líneas de expresión.

Tipos de masajes faciales

Existen diferentes tipos de masajes y técnicas. Algunos de los masajes se realizan con una herramienta, tal como un rodillo de jade o cuarzo que ayuda a realizar dicho masaje con diferentes niveles de presión y alcanzando todas las áreas del rostro.

De igual modo, existen los masajes de digitopuntura, técnica de origen chino, en la cual, se realiza presión sobre ciertos puntos específicos del rostro llamados meridianos, para activar la energía de los mismos.

Además, se ha popularizado en Occidente, la técnica del masaje Kobido de origen japonés. También se conoce como lifting facial japonés. En este tipo de masaje, se trabaja sobre 16 músculos del rostro por medio de varias técnicas diferentes.

Así mismo, está el masaje facial clásico en el que se aplican pellizcos ligeros, presión, masajear ciertas áreas y “caminar” con los dedos sobre la cara. Otros tipos de masajes para el rostro, incluyen el drenaje linfático y el estimulante.

Todos los masajes faciales se realizan con el rostro limpio y se aplica algún aceite o suero facial o una crema humectante.

Beneficios

Entre los principales beneficios de los masajes faciales encontramos que al activar la circulación del rostro, la piel se oxigena, se nutre y se estimulan las capas más profundas de la piel.

Esta estimulación, aumenta la producción de colágeno y elastina en la cara. En este sentido, se reducen las arrugas, líneas de expresión y se le aporta firmeza y elasticidad al rostro.

Los masajes faciales iluminan la piel y rejuvenecen. Por otro lado, se liberan las tensiones producidas por el estrés. También se evita la aparición del bruxismo debido a la contracción de la mandíbula al dormir. Así mismo, al liberarse el estrés, se mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar personal. Y se obtiene una piel más saludable y hermosa.

Si no manejas técnicas de masajes faciales, te recomendamos asistas a un especialista para que te aplique la técnica más adecuada para tu tipo de piel.

Show More

Related Articles

Back to top button